Riesgos de fumar durante el embarazo y la lactancia

El Plan de Educación Nutricional PLENUFAR IV llevado a cabo por farmacéuticos  y dirigido a madres en situación preconcepcional, embarazadas y lactantes ha permitido conocer el estado nutricional de estas mujeres y obtener datos sobre sus hábitos y estilo de vida.

Sobre el hábito tabáquico sorprende encontrar que un 20% de les mujeres fuman antes de quedar embarazadas, un 9% continúan fumando durante el embarazo y un 11% fuman en la lactancia.

Recordemos algunos de los riesgos que puede comportar fumar durante el embarazo: aumenta el riesgo de sufrir embarazo ectópico, aborto espontáneo, ruptura prematura de membranas y desprendimiento de placenta, parto prematuro, bajo peso al nacer, síndrome de muerte súbita del lactante, retraso en el crecimiento y riesgo de sufrir defectos congénitos en el bebé.

Después del parto, la madre fumadora que opta por la lactancia materna tiene menos producción de leche y de menor calidad. La nicotina pasa a la leche materna y puede provocar irritabilidad e insomnio al niño.

El bebé que crece en un entorno donde el padre o la madre fuman tiene más riesgo de sufrir infecciones respiratorias, asma, irritaciones nasales y oculares, y otitis.

Si la madre tiene intención de tomar anticonceptivos orales un vez terminada la lactancia, debe tener presente que fumar le perjudica el doble, pues aumenta el riesgo de enfermedad vascular cardiaca o cerebral.

Por todo eso, dejadme que os dé un consejo claro y positivo a todas las madres fumadoras:

Dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por tu salud y la de tu bebé.

Por los riesgos que implica, deja de fumar.