Es tiempo de algas

Las algas son muy conocidas en Japón, las japonesas tienen un cabello fuerte y brillante y la piel tersa y suave debido al consumo de algas como la arame y la hiziki, pero también se consumen de forma habitual en las islas británicas, Chile y Hawai.

Las algas son los vegetales del mar y contienen más minerales que las verduras terrestres. Llevan yodo, calcio, fósforo, magnesio, azufre, cloro, manganeso, silicio. Están muy indicadas para estados de anemia, astenia, fatiga, dietas para perder peso.

El yodo sólo se encuentra en los alimentos de origen marino, es importante para prevenir el bocio, sobretodo durante el embarazo.

Las algas contienen ácido algínico una sustancia que atrae, capta y elimina del cuerpo los metales pesados como el plomo, el mercurio, el cobalto y la radioactividad. Por eso el consumo general de algas evita que nuestro cuerpo se vea afectado por la contaminación ambiental y acumule toxinas.

Otra propiedad muy importante que tienen las algas es que alcalinizan el organismo, es decir que ayudan a equilibrar el exceso de iones ácidos que nos aporta la alimentación occidental y que es la causa de muchas enfermedades actuales.

Las algas se venden deshidratadas, por eso antes de cocinarlas debemos ponerlas un rato en remojo.

La receta:

Wakame: es una alga muy suave, de hojas delgadas, dejadla en remojo 5 minutos y la podéis cocer con las verduras a la hora de preparar un puré o una crema. Queda muy buena hervida 15 minutos con un poquito de agua y mezclada con champiñones salteados, piñones, perejil y una cucharada de salsa de soja.

Hiziki: tiene más sabor a mar, hay que ponerla en remojo 20 minutos y hervirla durante 30 minutos aproximadamente. Combina bien con la cebolla, que le da un contraste de sabores.

Kombu: es una alga de hoja gruesa que necesita 30 minutos de remojo y 45-60 minutos de cocción. Ideal para ponerla en el caldo o bien al cocer legumbres, porque tiene la propiedad de ablandar la piel y hacerlas más digeribles.