Cómo podemos sustituir el azúcar

Muchos alimentos procesados contienen azúcar añadido, de manera que sin darnos cuenta podemos llegar a consumir azúcar en exceso. Se habla de que en los últimos 50 años se ha triplicado el consumo de azúcar en el mundo.

A parte de las calorías que esto conlleva y del problema de la caries dental, el exceso de azúcar favorece la aparición de enfermedades como la diabetes, problemas cardiovasculares, sobrepeso y obesidad.

Para poder evitarlo debemos procurar que nuestra alimentación sea lo más natural posible. Si tomamos alimentos procesados, leer bien las etiquetas y escoger aquellos que menos azúcar contengan. También podemos sustituir el azúcar de mesa o sacarosa, ya sea de caña o de remolacha, blanco o moreno (poca diferencia hay en su composición) por otros alimentos naturalmente dulces. Aquí tenéis unos cuantos:

Fruta madura, como plátano, pera, albaricoque, melocotón, muy útil para preparar batidos o algun pastel.

Frutas secas, como dátiles, ciruelas y orejones, ideal para sustituir el chocolate en cualquier momento del día, incluso con un poco de pan.

Miel, de calidad, es más buena de eucaliptus, de romero o de otras plantas medicinales. Va muy bien para endulzar los yogures, el requesón o las infusiones.

Jarabe concentrado de manzana, no tan dulce como la miel y con un toque ligeramente ácido, con el yogurt o incluso para untar una tostada.

Jarabe concentrado de agave, parecido al de manzana, se utiliza para preparar mermeladas en vez de azúcar.

Melaza de arroz, tiene una textura más espesa y no es tan dulce. La utilizo para endulzar las cremas de cereales o los pasteles.

Mermeladas de frutas naturales sin azúcar, normalmente con jarabe de agave.