Nueva pirámide de la dieta mediterránea

Actualización de la Pirámide de la Dieta Mediterránea

En el pasado congreso sobre Dieta Mediterránea celebrado en Barcelona los días  24 y 25 de marzo se ha presentado una nueva propuesta de la pirámide de los alimentos.

En la base continúan el pan, la pasta y el arroz, preferentemente integrales, mientras que la patata pasa al segundo nivel. Las frutas, las verduras y las hortalizas ahora están también en la base, bien variadas y de todos los colores, con un consumo recomendado en cada comida. El aceite de oliva es el mejor tipo de aceite que podemos utilizar tanto para cocinar como para aliñar, y los frutos secos tienen que estar más presentes en nuestra alimentación diaria.

Se aconseja comer legumbres más de 2 veces por semana, pescado y huevos entre 2 y 4 veces a la semana, pollo entre 1 y 2 veces a la semana. La carne de buey y de ternera tienen un consumo recomanado inferior a 2 veces semanales, por eso se sitúa casi en el vértice, donde también encontramos el chocolate, los dulces y las bebidas refrescantes.

Conviene reducir el consumo de sal sustituyéndola por especies y hierbas aromáticas, ajo y cebolla.

Como signo característico de la identidad mediterránea no sólo es importante lo que comemos sino cuándo, cómo y con quién compartimos las comidas, pues la sociabilidad forma parte de nuestra cultura y la dieta mediterránea más que una dieta es un estilo de vida. Por eso también promociona consumir alimentos locales y de temporada. Y por eso también es considerada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

La vid forma parte de nuestro paisaje y el vino se disfruta con moderación, en compañía y durante las comidas.

Los expertos recomiendan seguir éstas pautas alimentarias y practicar ejercicio físico cada día para poder disfrutar de una buena salud.