Un desayuno caliente

Con el frio no hay nada mejor que empezar el día con un desayuno caliente. Habéis probado la crema de cereales?

Se puede cocer el día anterior y por la mañana solo tenéis que calentarla. Empezad con una crema de arroz integral y la próxima vez animaros a hacerla de avena, es el cereal más nutritivo y energético, y por lo tanto muy indicado para el invierno.

Poner a hervir 1 taza de cereal por 6 tazas de agua. Añadir pasas, orejones, piñones, un trozo de canela en rama y una pizca de sal. Dejar hervir a fuego lento y tapado durante 60 y 90 minutos, cuanto más rato más cremoso quedará.

Calentarla por la mañana con un poco de leche de arroz, mijo o avena, a vuestro gusto.

Esta crema de cereales se puede guardar en la nevera hasta tres días.

Buen provecho!