Es tiempo de comer uva, rica en antioxidantes

La uva es una fruta de otoño muy típica de los países mediterráneos. Con muchos años de historia, la vid forma parte de nuestro paisaje y el vino de nuestra mesa.

Contiene principalmente agua, fibra y azúcares (glucosa y fructosa). También minerales como el potasio y sustancias antioxidantes que le confieren propiedades muy beneficiosas en la prevención del envejecimiento, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Estudios científicos recientes demuestran que el resveratrol, uno de los flavonoides que se encuentra en la piel de la uva, tiene capacidad para inhibir el crecimiento de células tumorales.

Muy útil después de verano para depurar y desintoxicar nuestro cuerpo, y también para los que padecen de arteriosclerosis, en la prevención de trombos y embolias. Cuidado pero con los diabéticos, que tienen que moderar su consumo para tener controlado el azúcar.

La uva se come fresca, es como se aprovechan mejor las cualidades de la fruta, sola o en macedonia. Combina muy bien con el queso, tanto fresco como curado.

Cuando se deja secar, los granos de la uva se transforman en pasas, muy energéticas, ideales para los deportistas y para niños poco comedores.