Gazpacho, la sopa más refrescante y saludable

El gazpacho es un plato ligero, hidratante y lleno de vitaminas y minerales. Rico en sustancias antioxidantes que lo convierten en la sopa estrella de un menú antienvejecimiento ideal para cuando hace calor. De recetas de gazpacho hay muchas, pero los ingredientes más habituales son tomate, pepino, pimiento rojo, ajo, aceite de oliva y sal.

Contiene principalmente vitamina C, carotenoides, folatos, vitamina E, potasio y magnesio  en función de los ingredientes que utilizamos. Forma parte de recetarios de climas cálidos por sus propiedades hidratantes y refrescantes y es una muy buena opción para aportar una ración completa de hortalizas crudas al día.

Investigadores de la Universitat de Barcelona han evaluado el efecto de tomar gazpacho en un grupo de casi 4.000 personas dentro del estudio PREDIMED y afirman que el consumo regular de gazpacho puede disminuir la hipertensión arterial, una enfermedad que afecta a un 25% de la población y que es el primer factor de riesgo de los infartos de miocardio y cerebrales.

Según la coordinadora de este estudio, Rosa Ma Lamuela, el resultado ha sido sorprendente porque el gazpacho lleva sal, pero el contenido en carotenoides, vitamina C y polifenoles del resto de ingredientes contrarresta el del consumo de sal.

Ingredientes:

1 kg de tomates maduros

1 cebolla

1 diente de ajo

½  pimiento rojo

½ pepino

2 rebanadas de pan sin corteza

aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre

Preparación:

Poner a remojar el pan con vinagre de vino blanco. Triturar todos los ingredientes con una batidora eléctrica hasta conseguir una textura homogénea. Añadir dos vasos de agua fría y corregir de sal y vinagre. Guardar en la nevera y servir con dados de pan tostado.

La receta de gazpacho admite muchas variaciones. Podéis sustituir el pimiento rojo por verde, o poner de los dos, anular el pepino y aliñar a vuestro gusto.

Buen provecho!