Es tiempo de comer sopa

Una buena sopa es el plato ideal para un día de frío.

Ya sea un caldo de verduras y hortalizas o una sopa bien consistente son una opción reconfortante para preparar un primer plato los días de invierno.

La cebolla y el puerro son indispensables en cualquier caldo pero también podemos poner verduras de raíz como el nabo y la zanahoria, redondas como la col, la coliflor y la calabaza, de hoja verde como el apio que es diurético y depurativo, y moniato o patata para espesar. Yo le añado un poco de alga wakame, muy rica en minerales.

Si queremos una sopa más consistente ponemos a hervir las verduras cortadas a trozos bien pequeños con unos copos de avena o con una taza pequeña de arroz, mijo, quinoa, pasta de sopa o lentejas rojas descascarilladas.

Los atrevidos pueden añadir al final una cucharada de tamari o salsa de soja, los creativos un huevo hilado y los que necesiten una sopa energética que le pongan unas rodajas de jengibre fresco.

El jengibre es una especia que tonifica y calienta, con propiedades antioxidantes, antisépticas y expectorantes.

La receta: Caldo energético

Ingredientes

1 cebolla

1 puerro

1 nabo

1 trozo de calabaza

¼ de col

2 tiras de alga wakame

1 hoja de laurel

1-2 setas shiitake

1 rodaja de jengibre fresco

1 litro de agua

Preparación

Hervir todos los ingredientes durante 25-30 minutos y colar.

Las verduras se pueden comer a parte, con la precaución de quitar antes la hoja de laurel y el jengibre.