El té verde y sus propiedades

La infusión de té es una bebida originaria de China donde se ha utilizado tradicionalmente como hierba medicinal desde hace más de 5.000 años. Actualmente es la bebida más consumida en el mundo después del agua.

El té se obtiene de las hojas, gemas y brotes de la planta Camellia sinensis. Dependiendo del tipo de manipulación que recibe después de la recolección se obtienen tres tipos de té, diferentes en sabor, color y composición.

En el caso del té verde, las hojas son estabilizadas mediante vapor de agua a presión, enrolladas y secadas, evitando la oxidación y deteniendo la fermentación. A diferencia del té oolong i el té negro que se dejan fermentar.

El té verde se consume principalmente en China, Japón y otros países asiáticos, mientras que el té negro es muy popular en Europa y Norte-América.

Tradicionalmente el té se ha utilizado para el agotamiento físico y mental, la astenia, la diarrea y la obesidad. Actualmente se relaciona el consumo de té con la prevención de enfermedades crónicas como el cáncer, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y los trastornos neurodegenerativos, gracias a su acción antioxidante.

El te es rico en polifenoles, entre los cuales destaca la epigalocatequina-3-galato (EGCG), que es el componente que se encuentra en más cantidad, el que tiene más potencial antioxidante y al que se le atribuyen la mayoría de los efectos beneficiosos del té.

El té verde y la obesidad

Los estudios publicados muestran como tomar té verde cada día, ya sea en forma de infusión o bien en extracto, mejora la composición corporal reduciendo la grasa corporal total, grasa abdominal, perímetro de la cintura y peso corporal. I no solo hay estudios sobre la pérdida de peso sino también en el mantenimiento del peso perdido.

Cabe destacar también que la suplementación con extracto de té verde disminuye los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos en sangre y la progresión de la aterosclerosis, factores de riesgo de enfermedad cardiovascular muy ligados al exceso de peso.

La cafeína

Los tres tipos de té contienen cafeína, una sustancia con efectos positivos sobre el estado de alerta y la concentración.

El máximo efecto estimulante del té como infusión se consigue dejando la hierba en contacto con el agua durante poco tiempo, ya que la cafeína se disuelve rápidamente en agua caliente. La infusión más prolongada aumenta la extracción de otros componentes como los taninos que se unen a la cafeína dificultando su absorción. Por otro lado aumenta el efecto astringente.

Hay que tener en cuenta que la cantidad de polifenoles y cafeína en una taza de infusión de té varia en función del estado de la planta en el momento de la recolección, la cantidad de té utilizado, la temperatura del agua y como ya hemos visto, del tiempo de infusión. Los extractos de té son mucho más concentrados y cuando son estandarizados garantizan una determinada contenido en principios activos.