El kuzu, aplicaciones medicinales y culinarias

El kuzu es un almidón que se obtiene de la raíz de una planta originaria del este asiático llamada Pueraria Thumbergiana o Pueraria Hirsutata Matsum.

En Medicina Tradicional China el kuzu se utilizaba para combatir la fiebre, los trastornos intestinales, la fatiga y la debilidad general. Actualmente el kuzu se usa por sus propiedades medicinales y también como espesante en preparaciones culinarias.

Para elaborar kuzu se recogen las raíces en invierno cuando han almacenado minerales y almidón, se trocean, se lavan para eliminar impurezas y se secan totalmente. Es muy importante asegurar la calidad y pureza del kuzu frente a imitaciones a base de harinas de arrurruz, patata o maíz que por supuesto resultan más baratas pero que no tienen las mismas propiedades.

Modo de preparación: se diluyen una o dos cucharaditas de postre de kuzu en medio vaso de agua fría o natural para evitar que se hagan grumos y luego se pone a hervir con algo más de agua durante unos dos minutos hasta que adquiera una consistencia gelatinosa, incolora o rosada y casi transparente.

Aplicaciones medicinales

El kuzu alcaliniza y refuerza los intestinos, mejorando tanto los síntomas de diarrea como de estreñimiento, y aliviando los dolores de estómago en caso de gastroenteritis o úlcera de estómago.

Sus principales propiedades son las siguientes:

  • diarrea
  • candidiasis
  • amigdalitis y laringitis
  • gripe, resfriados, estados febriles
  • trastornos digestivos como indigestión, náuseas y vómitos
  • infecciones del aparato genital femenino
  • cansancio y debilidad general

Aplicaciones culinarias

En la cocina el kuzu se utiliza como espesante.

No tiene sabor ni color, de forma que combina perfectamente con cualquier alimento y puede añadirse tanto en preparaciones dulces como saladas aportando cremosidad y espesor.

Se diluye igualmente en agua fría o natural y se añade en los últimos minutos de cocción de cremas de verduras, salsas, caldos, bebidas de chocolate, zumos o compotas de fruta. Hay que removerlo continuamente hasta que comienza a espesar.

Fuente: Guía de los nuevos alimentos, de J. Cisquella.

 

Os dejo un par de recetas muy sencillas que a menudo recomiendo a mis pacientes y os pueden ser útiles en caso de diarrea o dolor de barriga. Pueden tomarlo también los niños y como no contiene gluten está indicado sin ningún problema para personas celíacas.

Crema de zanahoria con kuzu: Lavar, pelar y trocear las zanahorias. Hervir con agua y una pizca de sal durante 20 minutos y añadir una taza de café con agua fría o natural y una cucharada de postre de kuzu previamente bien diluido. Dejar cocer un par de minutos más sin parar de remover y retirar del fuego. Triturar hasta conseguir una textura fina y cremosa.

Compota de manzana con kuzu: Lavar, pelar y cortar las manzanas. Hervir con poca agua, una pizca de sal y un puñado de pasas (opcional) durante unos 15 minutos. Añadir una taza de café con agua fría o natural y una cucharada de postre de kuzu previamente bien diluido. Dejar cocer un par de minutos más sin para de remover hasta que espese y retirar del fuego.