Factores que desequilibran la microbiota intestinal

La microbiota intestinal, hasta hace pocos años conocida como flora intestinal, está formada por un conjunto de microorganismos que viven en nuestro intestino, especialmente en el intestino grueso. Hay bacterias (mayormente), hongos, levaduras, virus y también gérmenes patógenos. Hoy en día la comunidad científica la considera un órgano más de nuestro cuerpo ya que tiene importantes funciones metabólicas, nutritivas, de barrera y de modular el sistema inmunitario.

Estos microorganismos viven en un delicado equilibrio tanto por lo que se refiere al número como al tipo de colonias microbianas. Cuando por diversas causas se pierde este equilibrio se habla de disbiosis.

¿Cuales son los factores que provocan disbiosis?

  • alimentación: masticación insuficiente, déficit de vitaminas y minerales, déficit de fibra dietética, o bien una alimentación con abundantes alimentos refinados, azúcares, carnes rojas, productos lácteos y alimentos procesados que actúa como alimentación proinflamatoria
  • factores ambientales: tabaco, alcohol, estrés, pesticidas y contaminación ambiental
  • factores intrínsecos: déficit de ácido clorhídrico y/o enzimas pancreáticos, diarrea o estreñimiento y el propio envejecimiento (disminuye el número y la diversidad bacteriana)
  • fármacos: antiinflamatorios, aspirina, antibióticos, antiácidos, anticonceptivos orales, tratamientos de quimio y radioterapia
  • infecciones intestinales: salmonelosis, parásitos y hongos

Como consecuencia de la disbiosis se altera la capa de mucosa, aumenta la permeabilidad intestinal y se inflama la pared intestinal. Todo eso contribuye a la aparición de enfermedades tan diversas como obesidad, síndrome metabólica, enfermedades inflamatorias intestinales (Crohn y colitis ulcerosa), alergias, asma, piel atópica, depresión, alteraciones del sistema inmunitario e inflamación crónica.

Con el Test de Permeabilidad Intestinal que hacemos en la consulta de Nutresalut podemos mirar si ésta se encuentra alterada y actuar para repararla y mejorarla. ¡Una microbiota intestinal equilibrada es la base de la salud y el bienestar!