5 alimentos para hidratar el cuerpo en verano

La hidratación es un aspecto básico de la nutrición. Se recomienda beber entre 2 y 2,5 litros de líquidos al día, incluyendo el agua que proviene de los alimentos. Estos son los requerimientos aconsejados por la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) para la población adolescente, adulta y anciana y que corresponden a 2 litros al día para las mujeres y 2,5 litros al día para los hombres.

La sed es una señal que avisa que hay que beber líquido, no es saludable aguantarse sin beber, al contrario, se debe beber sin esperar a tener sed. Y hay que prestar especial atención a situaciones que pueden favorecer la deshidratación como el calor ambiental, sequedad ambiental, fiebre, diarreas y vómitos.

La sequedad de piel y mucosas así como la disminución de la cantidad de orina o la orina oscura son síntomas que orientan hacia un cuadro de deshidratación. También indican una inadecuada hidratación los mareos o dolores de cabeza, dificultad en concentrarse, malestar general, disminución del rendimiento físico e intelectual. En caso de deshidratación, las bebidas con sales minerales, en concreto el sodio, pueden facilitar una mejor rehidratación.

Una adecuada hidratación es también importante para el funcionamiento óptimo del cerebro. Cuando estás bien hidratado, el cerebro se mantiene en alerta y te concentras mejor. En el trabajo, si estudias, si tienes que conducir… ¡hidrátate bien!

La alimentación aporta una parte importante del agua que consumimos durante el día, de manera que entre el 20-30% de los líquidos provienen de la comida y un 70-80% de la bebida (agua, infusiones, zumos naturales, leche, caldos, gelatinas).

¿Cuáles son los alimentos que más agua contienen?

PEPINO: hortaliza de verano por excelencia, de sabor súper refrescante, o te gusta o no lo puedes ni oler. Aporta un 96,7% de agua, pequeñas cantidades de vitamina C y folato. La mejor forma de comerlo es crudo y al natural, en ensaladas o como ingrediente del gazpacho.

APIO: otra hortaliza refrescante y de sabor ligeramente amargo, sobretodo las hojas. Se pueden encontrar apios todo el año aunque su mejor época es invierno y primavera. Contiene un 95,4% de agua. Su riqueza en potasio hace que sea un alimento muy usado como diurético. Combínalo con manzana y zanahoria para preparar un delicioso zumo.

CALABACÍN: al igual que la calabaza contienen hasta el 96% de agua. Es también hortaliza de verano aunque se pueden encontrar todo el año. Cuando son pequeños están muy ricos rallados en crudo y aliñados con aceite de oliva virgen, una pizca de pimienta y sal. También lo puedes cocinar en cremas y purés que en verano apetecen frías.

SANDÍA: con un 94,6% de agua la sandía es la fruta que más agua contiene y además aporta muy pocas calorías. Es rica en licopeno, una sustancia antioxidante que protege del envejecimiento prematuro y algunas enfermedades cardiovasculares y degenerativas. Llévatela al trabajo para comer cuando te entre hambre o añádela al gazpacho y verás que rico está.

MELÓN: Con un 92,4% de agua y a pesar de lo que muchas personas creen, el melón no es de las frutas que más azúcar lleva. Es rico en potasio y también contiene vitamina C y folato. Tritura dos tajadas de melón con un yogurt natural, adorna con unas hojas de menta fresca y tendrás una crema súper refrescante.

Y recuerda:

  • si practicas ejercicio físico es conveniente hidratarse antes, durante y después del ejercicio aunque sea moderado
  • las bebidas alcohólicas no evitan la deshidratación e incluso pueden llegar a empeorarla
  • ciertos medicamentos habituales como los diuréticos o laxantes pueden afectar al estado de hidratación
  • la sensación de sed se pierde con la edad, debemos prestar especial atención con los mayores

Nota: Los porcentajes de agua son los que figuran en la Tabla de Composición de Alimentos de Moreiras y colaboradores.