Alimentación, Nutrición, Gastronomía y Salud Mental

Tiene la forma de una nuez, pesa entre 1 y 1,5 kg, consume el 20% de energía del organismo, tiene más neuronas que estrellas hay en la galaxia y genera un millón de nuevas conexiones cada segundo. Así es nuestro cerebro.

Interacciona de forma bidireccional con las bacterias que viven en nuestro intestino, sin que de momento se pueda determinar si es la microbiota intestinal la que condiciona las reacciones emocionales de una persona o si es el cerebro el que modifica el tipo de bacterias que habitan en el intestino.

Lo que sí se sabe es que la microbiota es un órgano más del cuerpo y que está relacionada con nuestra salud, la obesidad, las enfermedades autoinmunes, las alergias e incluso la mayor o menor efectividad de los fármacos. Y también se sabe que 10 años antes que aparezcan pérdidas de memoria ya se producen cambios en el cerebro.

¿Y qué ocurre con la edad? ¿Se puede prevenir el deterioro cognitivo?

Prevenir es mucho mejor que curar y frenar el deterioro cognitivo es posible porque el cerebro nunca pierde la capacidad de aprender y porque está en nuestra mano cuidar nuestro cerebro.

De todo ello hablaremos en la 2ª Jornada de Alimentación, Nutrición, Gastronomía y Salud Mental el próximo 20 de octubre en el Campus de l’Alimentació de Torribera (UB), ¡no te la pierdas!

Consulta el programa y accede al formulario de inscripción aquí.