¿Sabes qué es la disfagia?

La disfagia es una enfermedad que causa trastornos en la deglución, es decir, la persona que la padece tiene dificultades para tragar adecuadamente ya sean alimentos sólidos o líquidos.

Es poco conocida pero afecta a un gran nombre de personas, sobretodo personas mayores con Alzheimer o enfermedad de Parkinson, pero también se da en otras enfermedades neurodegenerativas o en pacientes que han tenido un ictus.

Tiene una importante repercusión en la calidad de vida de los pacientes que al no poder alimentarse correctamente empiezan a perder peso y pueden padecer problemas de desnutrición, deshidratación o enfermedades respiratorias como neumonías por aspiración que pueden causar la muerte. Además, la desnutrición dificulta la curación de heridas, debilita el sistema inmunológico, incrementa la susceptibilidad a infecciones y deteriora la función mental y física.

Es por eso que es muy importante conocer los síntomas y detectarla a tiempo, pues la mayoría de pacientes y también las personas que los rodean no son conscientes de ellos ni conocen la enfermedad.

Síntomas de disfagia:

  • Tos o carraspeo durante y después de comer o beber
  • Caída de los alimentos de la boca, bavear
  • Cambios de voz (afonía o ronquera) coincidiendo con las comidas
  • Incapacidad de tragar de una sola vez una cucharada de comida
  • Atragantamientos frecuentes
  • Tiempo prolongado para comer
  • Fiebre de 38º sin causa
  • Pérdida de peso inexplicada, malnutrición, neumonía

Para solventar los problemas de deglución hay que cambiar la textura de los alimentos y de los líquidos y adaptarlos a las necesidades de cada paciente, ya sea con el uso de espesantes en polvo o triturando la comida hasta obtener la textura deseada. Se recomienda que la alimentación sea lo más variada posible y fraccionada en varias comidas para evitar el cansancio de comer. Es importante que los alimentos tengan gran densidad nutricional para poder cubrir las necesidades con menos volumen.

No se aconsejan las gelatinas comerciales de los supermercados ya que se disgregan y dispersan en la boca antes de tragarse, hay que utilizar productos especialmente diseñados y formulados para los problemas de deglución.

Si conoces a alguien que puede padecer disfagia ponte en contacto con un profesional, la disfagia es diagnosticable y puede ser tratada.

Para saber más sobre disfagia visita www.furega.com