No somos lo que comemos sino lo que absorbemos

Más allá de una alimentación saludable

¿Alguna vez has pensado que algún alimento de los que comes habitualmente y que consideras que es un alimento bueno para tu salud, en realidad podría no serlo?

Si la respuesta es sí, seguramente tendrás síntomas como los que describo a continuación.

Si la respuesta es no, te recomiendo que escuches a tu cuerpo…

  • ¿Tienes digestiones pesadas, acidez o reflujo?
  • ¿Padeces a menudo de estreñimiento o diarrea?
  • ¿Te cuesta perder peso a pesar de seguir hábitos dietéticos correctos?
  • ¿Como te sientes anímicamente?
  • ¿Tienes dolor de cabeza? Migrañas?
  • ¿Padeces dolores musculares o articulares, contracturas o bien un cansancio intenso desde que te despiertas por la mañana?
  • ¿Te han diagnosticado colon irritable, fatiga crónica o fibromialgia?

Es difícil que uno mismo pueda saber qué alimento le puede perjudicar porque los síntomas pueden aparecer desde unas horas hasta 2 o 3 días después de haberlo comido. De manera que para saber si tienes intolerancias alimentarias hay que hacer una analítica.