¿Qué relación tienen diabetes y periodontitis?

La diabetes y las enfermedades periodontales están entre las enfermedades crónicas más frecuentes. Se calcula que en España el 13,8% de la población mayor de 18 años sufre diabetes tipo 2 y que solo el 14,8% de los adultos entre 35 y 44 años tiene las encías sanas, el resto tiene algún tipo de enfermedad periodontal. ¿Qué relación tienen diabetes y enfermedades periodontales? ¿Puede una incrementar el riesgo de sufrir la otra?

Las enfermedades periodontales afectan a los tejidos que sostienen los dientes. Están causadas por bacterias aunque en su aparición también influyen factores genéticos, ambientales y locales. Las más comunes son gingivitis y periodontitis.

  • Gingivitis: inflamación superficial de las encías, el sangrado es su principal signo de alerta. Es un problema reversible pero si no se trata adecuadamente puede derivar en periodontitis.
  • Periodontitis: infección profunda de las encías y resto de tejidos que sujetan el diente pudiendo provocar su pérdida por destrucción irreversible de los tejidos del periodonto.

La magnitud del problema

Se calcula que en España solo el 14,8% de los adultos entre 35 y 44 años tiene las encías sanas, el 60% tiene gingivitis y el 25% periodontitis. En personas mayores de 65 a 74 años, el 10% tiene las encías sanas, el 52% tiene gingivitis y el 38% periodontitis.

Según datos publicados en 2011 el 14% de la población mayor de 18 años sufre de diabetes tipo 2 y el 6% tiene diabetes pero no ha sido diagnosticada todavía. Se prevé que el número de diabéticos supere los 3 millones en los próximos años.

Relación bidireccional entre diabetes y periodontitis

La diabetes provoca una respuesta inflamatoria exacerbada frente a las bacterias patógenas de la encía empeorando la inflamación y acelerando la destrucción de los tejidos de soporte periodontales. De manera que ser diabético aumenta el riesgo de sufrir periodontitis.

Por otro lado, la periodontitis provoca un aumento de sustancias pro-infamatorias que aumentan la resistencia a la insulina de manera similar a como lo hace la obesidad. Así pues, las enfermedades periodontales:

  • son más frecuentes y progresan más rápido en diabéticos
  • se asocian a un peor control de la glucemia en diabéticos tipo 2
  • aumentan el riesgo de sufrir complicaciones asociadas a la diabetes como mortalidad cardio renal por enfermedad cardiaca combinada con nefropatía diabética
  • su tratamiento mejora el control del azúcar en sangre en pacientes diabéticos disminuyendo los valores de hemoglobina glicosilada (HBA1c)

¿Qué podemos hacer?

La prevención y detección precoz de la diabetes y la periodontitis son muy importantes para poder actuar cuanto antes. Comer alimentos frescos ricos en fibra favorece los movimientos de masticación y ayuda a la prevención de la gingivitis y la periodontitis. Determinados probióticos o suplementos nutricionales pueden ayudar a la prevención de la caries y en el manejo de las enfermedades periodontales. Según un documento de consenso sobre la interacción entre estilo de vida, alimentación y enfermedades periodontales, deficiencias micronutricionales de vitamina C, vitamina D, ácido fólico o vitamina B12 pueden estar relacionadas con la aparición y progresión de dichas enfermedades.

Ante la sospecha de padecer diabetes (Test de Findrisk) o presentar signos de periodontitis (Test de salud gingival), acudir al médico para realizar las pruebas de diagnóstico y seguimiento o al odontólogo para someterse a un exaustivo examen bucodental.