¿Qué se entiende por sobrepeso y obesidad?

Los  alimentos que comemos se transforman en energía y esta energía se utiliza en nuestro organismo para poder respirar, hacer la digestión, mantener la temperatura corporal, movernos, pensar, en definitiva poder vivir. Si obtenemos de los alimentos la misma energía que necesitamos para vivir se establece un equilibrio. Pero si comemos gran cantidad de alimentos o bien lo que comemos lleva muchas calorías y no las gastamos entonces tenemos un exceso de energía que nuestro cuerpo guarda en forma de grasa.

Un exceso de grasa comporta un exceso de peso, que a la larga se convierte en sobrepeso u obesidad.

El índice de masa corporal (IMC), también conocido como índice de Quetelet en honor a su descubridor, se obtiene al dividir nuestro peso en kilos por la altura en metros al cuadrado y determina cuando una persona tiene un peso normal, si está entre 18,5 y 25, sobrepeso si está entre 25 y 30 y obesidad a partir de 30. Dentro del sobrepeso y de la obesidad hay diferentes grados.

La obesidad no es sólo un problema estético sino que es una enfermedad crónica, que a la vez predispone a sufrir otras enfermedades como la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial, dislipemias, enfermedades articulares como la artrosis, problemas digestivos como la hernia de hiato o problemas respiratorios como la apnea del sueño por citar algunos ejemplos. Y no solo importa el exceso de grasa sino también dónde se localiza, ya que su distribución corporal ejerce una gran influencia en la aparición de estas enfermedades.

Para conocer la distribución corporal se mide la circunferencia de la cintura. Si ésta es superior a 102 cm en los hombres y superior a 88 cm en las mujeres se considera un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

El tratamiento del sobrepeso y la obesidad se basan en seguir una dieta equilibrada baja en calorías y aumentar el gasto energético practicando ejercicio físico de forma regular.